No le cogen el teléfono ninguna vez… Llamarán, llamarán, llamarán después.

Alta Fidelidad – Lori Meyers